Cirugía Obesidad: Razones para la cirugía

Razones para la cirugia Dr. Alonso Poza

La obesidad clínica severa o mórbida es una enfermedad caracterizada por el exceso de depósito de grasa corporal, perenne, progresiva, a la que se añaden otras patologías (llamadas co-morbilidades) graves como la cardio-vascular, endocrinológica y hormonal, respiratorias, digestivas, gonadales y genitales, óseas, dermatológicas y de calidad de vida. La obesidad se valora con el I.M.C. (Índice de Masa Corporal). La obesidad grave está relacionada con una mortalidad temprana elevada. Los obesos de ambos sexos, especialmente los jóvenes, mueren antes que los delgados de su misma edad. Un estudio sueco (SOS) ha mostrado que en 2.000 pacientes obesos, el riesgo relativo de mortalidad en los operados de obesidad bajo a 3 veces, equiparándose casi con el de la población sana, mientras que los que siguieron tratamiento médico con dietas, sin una perdida de peso tan efectiva y una obesidad premórbida o mórbida mantenida el riesgo relativo de mortalidad se mantuvo en 27. Dentro de la obesidad mórbida consideramos que un paciente es un súper-obeso (tipoIV) cuando su IMC es igual o superior a 50. La obesidad extrema o tipo V se sitúa a partir de un IMC de 60 en la que el paciente es considerado un súper-súper obeso.

En un estudio inglés sobre 115.886 enfermeras (The Nurses Health Study) se encontró una asociación grave entre el sobrepeso y la enfermedad cardiaca que subía al doble desde IMC de 21 a un IMC de 29, aumentado mucho en el caso de los mórbidos.

El Síndrome Metabólico que puede aparecer con un IMC de 30, es decir, en la obesidad leve o tipoI, aumenta 5 veces el riesgo de muerte generalmente por infarto de miocardio, esto es debido a unos factores de riesgo como son la hipertensión arterial, el aumento de glucosa en sangre, la resistencia a la insulina, hipercolesterolemia o dislipemia, apnea del sueño, hipotiroidismo, hígado graso, reflujo gastro-esofágico, artrosis, … Se admite que existe un Síndrome Metabólico cuando: el perímetro abdominal en el hombre de 102 cm o mayor y en la mujer de 88 o mayor, existe una glucemia de 110 o mas, tensión arterial de 140/90 o mayor, trigliceridemia de 150 o mayor, Elevación del LDL colesterol con descenso del HDL a menos de 40 mg/dl en el varón o 50 en la mujer. Debe tratarse inicialmente de forma médica, pero si dicho tratamiento fracasa y el síndrome se mantiene durante mas de 5 años, es el momento de valorar la opción quirúrgica, buscando una técnica segura y poco agresiva como es la gastrectomía tubular en manga

El riesgo de padecer diabetes tipoII aumenta 10 veces con una obesidad moderada y mucho más con la obesidad severa.

El riesgo de muerte por cáncer en mujeres obesas aumenta 5.4 por cáncer de endometrio, 3.6 de vesícula, 2.4 de cuello de útero, 1.6 de ovarios, 1.5 de mama. En los hombres severamente obesos aumenta 1.7 el cáncer de colon y 1.7 el de próstata.

En el libro Guinnes de los récord de los individuos más obesos del mundo, ninguno llegó a los 40 años. El riesgo de mortalidad revierte a niveles normales si el individuo operado vuelve a un peso normal.

El paciente severamente obeso sufre discriminación y falta de respeto. Las actítudes negativas llevan a tildarlos de feos, torpes, abandonados, con falta de voluntad o incluso inmorales. Este prejuicio es tan intenso que cruza las barreras de edad, religión, razas y estado socio-económico. El paciente obeso sufre un estrés social, pues le ataca con un estigma a veces intolerable, que le produce alteraciones psicológicas, ansiedad y le lleva incluso a tomar drogas. Padecen una importante alteración de las relaciones interpersonales y de pareja

La obesidad no es una enfermedad producida por una falta de voluntad, sino una patología multifactorial en la que influyen factores genéticos, metabólicos, ambientales, familiares, sociales, culturales, socio-económicos y psicológicos. El obeso no debe sentirse culpable, sino que lo que necesita es la ayuda de unos facultativos especializados en este tipo de patología y de cirugía.