Cirugía Obesidad: Gastrectomía vertical o tubular en manga

 

GastrectomíaEs una técnica que comenzó a realizarse en el año 2001 y que desde entonces, en solo 10 años, es la única que ha aumentado su porcentaje de aplicación pasando del 0 al 45%. Nada tiene que ver con la gastroplastia vertical anillada que sirvió para el desarrollo del By-pass o con la gastroplastia horizontal que sirvió para la utilización de la banda gástrica, ya que en este caso se realiza una resección de todo el estómago desde el antro hasta el cardias.

La Gastrectomía Vertical en Manga. Es una cirugía de tipo restrictiva que reduce el tamaño del estómago dándole forma tubular. Produce pérdida de peso al de disminuir la cantidad de alimentos que pueden ser ingeridos de esta manera los pacientes tienen sensación de saciedad precozmente comiendo una menor cantidad. Pero además tiene un efecto endocrinológico debido a la resección de las células de grelina que se encuentran en el fundus gástrico, esta hormona tiene una acción orexígena, es decir, interviene en la necesidad de comer y sensación de hambre Produciéndose sensación de plenitud con una cantidad mucho menor de alimento ingerido. Este efecto endocrinológico no ocurre en las técnicas que meramente excluyen el estómago y donde su remanente es además inexplorable el resto de la vida del paciente, consecuencias aún hoy desconocidas.

Mejora o resuelve enfermedades asociadas al sobrepeso como la hipertensión arterial y diabetes tipo II, el dolor de espalda y lumbar, las artropatías en rodillas o cadera, los trastornos del sueño, … Al mejorar la imagen corporal por el adelgazamiento mejora su cuadro psicológico de depresión y baja autoestima personal.

Manga

No altera el funcionamiento normal del sistema intestinal, ni la absorción normal de los alimentos. Requiere hospitalización corta, y la recuperación es rápida.

Es un procedimiento que se puede realizar en pacientes con IMC muy elevados (mayor de 50) por su elevado riesgo, debiéndose realizar en estos pacientes de muy alto riesgo una cirugía en dos tiempos, así pues al cabo de 12-24 meses cuando el obeso ha perdido alrededor de 50 Kg es aconsejable proceder a una derivación bilio-pancreatica. Igualmente en pacientes con IMC menores como por ejemplo de 30-40, ya que no precisan una pérdida de peso tan importante ye en estos casos la cirugía esta mas orientada a la corrección de la patología de base y al Síndrome Metabólico.

Es una técnica que se puede convertir a un By-pass o una derivación bilio-pancreática, si la cirugía al cabo de unos 10 ó 15 años deja de tener efecto por la continuidad del paciente en los malos hábitos alimenticios, capaces de hacer inefectiva cualquier intervención.
Su eficacia es mucho mayor que la de la banda gástrica, que además puede provocar vómitos y serias dificultades en la ingesta del paciente, salvo que esta sea ajustable, en cuyo caso su eficacia es aún menor. Rara vez requiere de aporte de Fe, como único efecto colateral, al contrario que el By-pass que suele requerir el aporte de hierro, complejos vitamínicos de las vitaminas liposolubles (K, A, E y D), así como del complejo B y del ácido fólico, hecho aún más acentuado el la derivación bilio-pancreática. Este último puede además tener una pérdida proteica tan importante que puede requerir su reconversión, a esta périda fundamentalmente de albúmina se puede unir un cuadro importante de descalcificación e hiperparatiroidismo, anemia …

Carece de los cuadros de Dumping precoz y tardío que pueden presentarse en las técnicas más agresivas ya descritas, con el cortejo vagal correspondiente por vaciamiento rápido o disregulación en la secreción insulínica. No existe la posibilidad de repermeabilización de la línea de grapas que anule el By-pass gástrico.

Al no tener anastomosis el riesgo de fístulas es mucho menor y estas al ser gástricas son mejor toleradas que las entéricas, pudiendo intentar su solución con la colocación de una endoprótesis cubierta autoexpandible en lugar de reintervenir al paciente, aunque su posibilidad sigue existiendo.

Al no alterar la anatomía del compartimento inframesocólico no aparecerán las hernias internas que frecuentemente se presentan por el espacio de Petersen o la Y de la derivación si esta no se sutura, sobretodo cuando el paciente adelgaza. Hecho que puede obligar a reintervenir un By-pass o una derivación bilio-digestiva.

Es una cirugía menos agresiva y menos prolongada, que puede modificarse hacia otras técnicas también por abordaje laparoscópico, que no excluye órganos, solo modifica la anatomía del compartimento supramesocólico y con nulos o muy escasos efectos secundarios, lo cual hace que en poco tiempo se está imponiendo a otras técnicas quirúrgicas.