Cirugía Obesidad: Cirugías tras la perdida de peso

Cirugías tras la pérdida de peso Dr. Alonso Poza

El cirujano general que le ha operado suele tener amplia experiencia en la cirugía de contorno corporal, que contribuye a la mejora del síndrome metabólico y mejora la imagen corporal evitando la repercusión psicológica de los efectos del adelgazamiento. No es por tanto una mera cirugía estética. Para ello, en mi caso, realicé un Fellow en Estados Unidos que comprendía toda la cirugía bariátrica y la de contorno corporal.

Abdominoplastia

La Abdominoplastia y dermolipeptomía está indicada en el descolgamiento del tejido abdominal que puede aparecer trás un aumento y una posterior pérdida de peso o, en nuestro caso tras una pérdida rápida de peso secundaria a una de las diferentes intervenciones para la obesidad. Consiste en una exeresis de piel y grasa sobrante del abdomen y un reforzamiento de los musculos rectos del abdomen a nivel de su aponeurosis, adecuando el contorno corporal y dando forma a la cintura.

Reducción de mama

La mamoplastia de reducción es una técnica quirúrgica, que permite disminuir el tamaño de los senos. Además de la finalidad de contorno corporal, la mamoplastia de reducción corrige también un problema físico, ya que a muchas mujeres el exceso de volumen mamario les causa molestias como dolor de espalda, cervicales, e incluso problemas psicológicos que llegan a afectar a las relaciones personales. Generalmente tras el adelgazamiento se produce una pérdida de la grasa mamaria y una caida de la glandula con verticalización del complejo aréola-pezón que precisa de una pexia para recuperar una situación juvenil. En algunos casos si la paciente no tenía un volumen mamario grande, hemos de colocar prótesis submusculares, como hacemos los cirujanos generales en la reconstrucción por cáncer de mama.

pérdida de peso

Liposucción

La mejor opción para eliminar de manera eficaz acumulaciones localizadas de tejido adiposo es la liposucción o lipoescultura. Esta intervención no es un tratamiento de la obesidad de manera global sino que está destinada únicamente a corregir aquellas regiones corporales concretas que presentan acúmulos graso. Las zonas mas agradecidas son los donde se presenta un acumulo graso de distribución sexual como son las llamadas cartucheras, cintura lumbar, cara interna de rodillas, cara anterior de muslo. También se puede realizar una pexia glútea para dar forma al surco glúteo perdido. No es aconsejable realizarla en abdómenes estriados, sino solamente en aquellos que conservan buena piel, ya que los resultados serían inferiores a los de la abdominoplastia.

Lifting de brazos y piernas.

Tras el adelgazamiento importante se produce un descolgamiento de la piel y grasa subcutánea de la cara posterior de los brazos y de la cara interna de la raiz de los muslos que precisa de corrección quirúrgica mediante su exeresis, realizando plastias posteriores e internas que dejen cicatrices ocultas. La liposucción en esta zona descolgada tras el adelgazamiento no es la solución adecuada, lo que si podría ser en circunstancias de sobrepeso sin llegar al rango de obesidad.

Para mejorar los resultados en el contorno corporal se hacen operaciones para quitar los “colgajos” en abdomen, muslos, brazos, mamas. Todo ello es signo de que la intervención funcionó muy bien. El cirujano que te ha operado es el que mejor te puede indicar que será necesario, el te puede corregir tus problemas abdominales, de piel y mamas.