Cirugía obesidad: Banda Gástrica

Banda Gástrica

Algunos centros utilizan como única técnica para reducir el estomago la colocación de una Banda Gástrica que “cierre” la entrada de la comida al estomago (técnica restrictiva). Esta indicada en casos seleccionados con patrones de conducta muy específicos que entiendan y acepten el comportamiento de la banda hasta modificar los hábitos alimenticios. Es una técnica cada vez menos utilizada por su escasa eficiencia.

La colocación de esta banda gástrica ajustable es un procedimiento que se realiza por laparoscopia, sencillo, simple, no corta el estómago, no coloca “staplers” (sutura metálica), no realiza anastomosis o empalme con el intestino, ni altera el camino de la comida; por tanto, no excluye al estómago. Esta técnica permite una reconstrucción completa e integra del tracto digestivo. El éxito depende del seguimiento clínico con ajustes periódicos del calibre de la banda para adaptar al paciente a este tipo de restricción hasta conseguir corregir los hábitos alimenticios del paciente. Cuando este seguimiento y adaptación no es adecuado pueden surgir complicaciones (inclusión o desplazamiento de la banda) que puede requerir una reintervención para retirar la banda y realizar otra técnica más definitiva.

Una de las consecuencias mas frecuentes de la banda son los vómitos continuados, que provocan alteraciones electrolíticas que collevan un estado de cansancio e intolerancia digestiva por la excesiva restricción. Así mismo el adelgazamiento del paciente hace necesario su reajuste. Por ello es una técnica que solo se emplea si el paciente contribuye muy activamente con su control dietético.