Cirugía Mama: Reconstrucción con expansores y prótesis

Reconstrucción mediante expansores

Consiste en la introducción de un implante vacío (expansor) en el lugar de mama. Este expansor, se rellena de líquido periódicamente mediante una inyección de suero salino a través de la piel, hasta que ésta se ha expandido y es posible colocar una prótesis mamaria definitiva. Entre la colocación del expansor y la prótesis definitiva han de pasar al menos 6 meses. Hoy en día los expansores anatómicos no tienen que sustituirse por prótesis si las pacientes no lo desean, aunque si es aconsejable hacerlo.

Se recomienda cuando no existe piel suficiente y es necesaria expandirla antes de colocar la prótesis y no se van a emplear técnicas autólogas. Sin embargo no debe realizarse si la paciente ha recibido o va a recibir radioterapia como parte del tratamiento del cáncer de mama.

Reconstrucción mediante prótesis sin expansor

Cuando existe piel suficiente se puede emplear directamente una prótesis, sin necesidad de colocar antes un expansor. Ésta se coloca por debajo del músculo pectoral, para evitar que la prótesis pueda moverse. Debe intentar realizarse un bolsillo muscular completo para cubrir la prótesis adecuadamente y minimizar las infecciones por contacto de la misma con la piel. Hoy en día es posiblemente la técnica más usada y de elección en la mayoría de los casos.

protesis aprotesis

Esta técnica no debe emplearse si la paciente ha recibido radioterapia recientemente, pero si se puede emplear cuando va a recibir radioterapia. Las prótesis han demostrado resistir bastante bien éste tratamiento, si bien la capsulación y dureza en la mama son efectos adversos presentes.

Complicaciones de los implantes

El problema más común relacionado con los implantes, es la contractura capsular.

La contractura capsular es una reacción fisiológica exagerada a un cuerpo extraño, por lo que se forma una cápsula cicatrizal alrededor del implante. Como consecuencia la mama reconstruida presenta una consistencia más dura de lo normal.

Tipos de prótesis

Las prótesis mamarias empleadas en la actualidad están formadas por una cubierta de silicona y pueden estar rellenas de gel de silicona o de suero fisiológico, en caso de los expansores.

La silicona médica contenida dentro de las prótesis se encuentra en forma de gel (no en forma líquida), de modo que ante una rotura su contenido no se dispersará hacia el resto del organismo.