Cirugía Mama: Mamoplastia vertical de rama única

Los patrones verticales constituyen un grupo de técnicas que permiten actuar sobre tumores asentados en el polo inferior de la mama y por ello su utilización contribuye a incrementar la conservación mamaria con unos resultados estéticos aceptables. A diferencia del patrón vertical de rama doble, caracterizado por su complejidad y complicaciones, la mamoplastia vertical de rama única debe considerarse una cuadrantectomía del polo inferior que garantiza un adecuado control oncológico y resultado estético en mujeres con mamas de tamaño medio y ptosis moderada, con una baja incidencia de complicaciones postoperatorias. El apartado más complejo en su elaboración y ejecución es la movilización del CAP, ya que precisa un diseño de la nueva localización areolar, pero la existencia de un pedículo superior y la irrigación lateral garantiza la vascularización del CAP en la mayoría de las enfermas.

Por ello, esta técnica es un paso obligado previo a la realización de una mamoplastia vertical de rama doble, ya que con la misma el cirujano general puede adquirir experiencia y capacidad en la movilización del CAP y en la confección de los pedículos vasculares.

vertical rama única bvertical rama única

Indicaciones para la mamoplastia vertical de rama única

El objetivo final de la mamoplastia vertical de rama única es la prevención de la retracción del CAP en sentido caudal tras la exéresis de un tumor en el polo inferior (Figura 1). La exéresis del tejido mamario en el polo inferior y la movilización del CAP en sentido cefálico dan como resultado una mama de aspecto cónico con mayor proyección y elevación del CAP. Con estas premisas, esta técnica oncoplástica tiene su mejor indicación en mamas de tamaño medio con ptosis moderada, especialmente en mujeres jóvenes ya que la proyección cónica y la elevación del CAP proporcionan un aspecto natural y juvenil a la enferma. Desde el punto de vista oncológico, la mejor indicación para este patrón se encuentra en tumores localizados en la unión de los cuadrantes inferiores o en su inmediación. Una localización especial son los tumores retroareolares que exigen la extirpación del CAP y en cuyo caso puede realizarse una reconstrucción del CAP a partir de un pedículo inferior desepitelizado, lo que se conoce como técnica de Grissotti.

Pero quizás sea la simetrización la indicación más frecuente de este patrón ya que constituye una buena alternativa para adecuar el volumen y la altura del CAP de la mama contralateral en mujeres intervenidas mediante una mamoplastia de rotación o lateral. En estos casos, un patrón vertical de rama única en la mama contralateral permite igualar el volumen y la altura del CAP con una única cicatriz visible.

La principal limitación a este patrón la constituye la falta de volumen mamario para su realización de tal forma que aquellas enfermas con mamas pequeñas y sin ptosis deberán descartarse porque su realización ocasionará mamas planas con un CAP excesivamente elevado. Asimismo, no debe indicarse en mamas voluminosas y con ptosis pronunciada ya que estas enfermas la mejor indicación se encontrará en una mamoplastia vertical de doble rama. Desde el punto de vista oncológico, el patrón vertical de rama única no debe utilizarse en procesos difusos y multicéntricos (microcalcificaciones, carcinoma ductal in situ intraductal extenso) ya que nos encontramos ante una técnica con limitaciones para la ampliación de márgenes.